Robalos, amos de las olas.


Las lobas del mar.

La loba del mar o lubina es, tal vez, el predador mas infatigable que tenemos a nuestro alcance.

De formas y potencias impresionantes; capaces de navegar en las aguas mas agitadas y atravesar las olas mas potentes, es todo un prodigioso animal que reúne, la belleza de su resistencia a la captura, con uno de los sabores mas apreciados del mar.

   Robalo. Dicentrarchus labrax.

Descripción:

Cuerpo robusto
y mandíbulas prominentes. Tinte plateado, ligeramente mas oscuro en el dorso, vientre blanco y mancha parda oscura sobre el opérculo, definen la magnifica  estampa de unos de los mas bellos predadores de nuestro litoral que, a tantos, nos mantiene en vilo en la esperanza de verle aparecer en las frías noches del invierno más duro.
De formas elegantes, vigorosos, infatigables
, rápidos, potentes  y voraces hasta la glotonería pero, siempre, en extremo desconfiados.
 
 Robalo. Dicentrarchus labrax.

Gustan de aguas ricamente oxigenadas. Asiduos de las grandes olas y corrientes, se convierten en cazadores infatigables de pequeños cefalópodos, alevines de peces y amigos de grandes gusanas.