Corvinas, señoras del atlántico.

Locomotoras del verano.

La gran presa para algunos de nosotros, la corvina combina la potencia de un gran pez de aguas libres con la fuerza del mayor de los róbalos.

Escasa y astuta, capaz de quemar literalmente el hilo mientras sale de nuestras bobinas, puede suponer el máximo a alcanzar por un pescador de surfcasting.


 Corvina. Argyrosomus regius.

Descripción:

De hocico característico
, y con una marcada línea lateral hasta el nacimiento de la cola, presenta dos aletas dorsales diferenciadas,  aunque unidas. Marcando, la primera, 9 radios duros y, la segunda, 1 duro y 27 blandos. .

De tonos grises plateados con reflejos pardos, de carácter errático y muy voraz en especial con cefalópodos y pequeñas lisas o mújoles, se constituye con sus 2 metros y 90 kilos en el coloso de los peces mas apreciados dentro de la pesca de costa.

Corvina. Argyrosomus regius.

De costumbres nocturnas
, y capaz de emitir fuertes ronquidos con su vejiga, podremos intuir su actividad al ver el verdadero pánico que se producen en los bancos de pequeños peces a su llegada.