Lenguados, señores del camuflaje.


Verdadera exquisitez culinaria, el lenguado proporciona uno de los sabores mas apreciados e intensos del pescado.

De fango o de arena, ambos pueden ser presas de nuestros anzuelos. De picada tímida, muchas veces confundido con el arrastre de algas, estos peces deparan siempre una grata sorpresa tras la línea.

Descripción:

Cuerpo ovalado y alargado, muy comprimido. Costado ciego en su parte ventral, Hocico redondeado y carnoso de boca ladeada.

Siente, el de fango, especial predilección por desembocaduras de caños y esteros
. El de arena, por zonas relativamente tranquilas de arenas sueltas.

Lenguado. Solea solea.

Ambos presentan un enorme mimetismo con el medio que los rodea. Gustan de camarones y pequeños gusanos, en especial de la gusana de sangre o rosca y de la de canutillo o tubo, que se muestra
n unos excelentes engaños, en especial,  las noches sin luna.