La Sepia, choco sucio o de trasmallo (Sepia officinalis).

Sepia o choco de trasmallo (Sepia officinalis)
Características:

Uno de los cebos todo terreno que gozan de mas tradición desde antaño y que, día a día, sigue sumando adeptos es nuestro querido y apreciado choco de trasmallo o choco sucio.  

La subespecie que mas  interesa a nuestra actividad es la sepia officinalis, conocida en el atlántico andaluz como choco e identificada en otros lugares como sepia o jibia.

Esta, perteneciente al genero de los moluscos cefalópodos, alcanza de 30 a 40 cm de longitud de media y gusta vivir en fondos poco profundos provistos de bosques de posidonias u otras zonas de abundantes algas, manteniendo una constante querencia a lugares cercanos a zonas mixtas de arenas, rocas y cascajos.

• Conservación y mantenimiento:

La máxima efectividad del choco de trasmallo reside, precisamente, en preservar su máxima frescura. Así pues, su uso ha de ser inmediato a la adquisición o transcurrido el mínimo tiempo posible.
Hemos de evitar a toda costa, bajo perdida de sus características, que entre en contacto con agua dulce (incluso la procedente del propio hielo) ya que, una vez "lavado" su efectividad quedará drásticamente mermada. Aun así,  permite su congelación, envuelto en una bolsa plástica eliminando el máximo de aire en su interior  para evitar la creación de escarcha o, preferiblemente, mediante el envasado al vacío.

• Disponibilidad:

Habremos de acudir, normalmente, al sector profesional para su adquisición y, para asegurarnos su máxima efectividad, evitaremos aquellos que se nos presenten desprovisto de concha y sin piel (choco limpio). 

Descartaremos los que presenten color rosado, señal inequívoca de haber sido lavados con agua dulce, y observaremos atentamente el brillo y la reacción de los cromatóforos (células que dan color y camuflaje al animal).

Así mismo, los tonos tornasolados verdosos que debe presentar el cuerpo - que garantizan la presencia del fundamental fósforo -  y, por supuesto, su olor característico a marisco nos conduce a la certeza sobre la adquisición de un autentico choco sucio que nos puede deparar  jornadas imborrables a lo largo de nuestra afición.