Las otras sardinas. Alachas y alosas (Sardinella aurita / Alosa fallax).

Alacha (Sardinella aurita).
Características:

Son, estos otros clupeidos, parientes cercanos de nuestras sardinas.

Algo más esporádicas en nuestra bolsa de cebos, no obstante, pueden suplir perfectamente la carencia de estas o compensar, por su precio siempre inferior, su alternancia con sus cercanas primas. Conozcamos un poco más a estas familias que constituyen buena parte de la alimentación de los grandes predadores litorales.

De cuerpo ancho y comprimido lateralmente, presenta las alosas grandes escamas caedizas. De color azul verdoso por el dorso, y plateado por los lados y el vientre, presenta tras el opérculo una gran mancha negra que puede ir seguida de 4 o 5 manchas más pequeñas.  Además de su tamaño, hasta 50 cm de longitud, una característica la diferencia inmediatamente de sus otras primas.

La presencia en la boca de una muesca central, situada en el maxilar superior, acabará  con cualquier duda que nos pudiera surgir.

Sin embargo, en nuestras lachas o alachas (sardinella aurita), habremos de observar la presencia de su característica banda longitudinal dorada, muy patente en los más ejemplares cuanto más frescos sean, así como su única mancha negra en el borde del opérculo para evitar mayor confusión con sus más codiciados parientes.

• Conservación y mantenimiento:

Al igual que el resto de cebos provenientes de otros peces, el rápido deterioro que presentan, nos impone su uso de  forma inmediata si se pretendemos sacar el máximo rendimiento de sus cualidades. Debiendo procurar mantenerlas refrigeradas hasta el último momento y procurando, siempre, que se conserven lo más frescas posibles durante la jornada de pesca con ayuda de bolsas de hielo.

Aún así, y si pretendemos aprovechar las bonazas esporádicas que se producen en las capturas de este cebo para ser utilizado posteriormente, podremos, siempre limpias de vísceras, optar por  conservarlas en salazón o en salmueras de forma indefinida.

• Disponibilidad:

Esporádicas a lo largo del año, serán frecuentes durante los meses de la primavera y el estío en que llegaran a nuestros mercados locales y lonjas frecuentemente mezcladas con sardinas, jurelas y caballas.