El muergo o navaja (Solen marginatus / Ensis minor).

Muergo o navaja (Solen marginatus).
Características:

Nuestros muergos y navajas, los ensis minor y solen marginatus de biólogos y taxónomos, destacan por méritos propios de entre los cebos autóctonos mas  apreciados  para la practica de nuestra actividad.

Provistos de dos valvas simétricas, ligeramente cóncavas y con el extremo anterior recto y oblicuo, pensadas para proteger su  suculento interior, de un color blanco nacarado que puede llegar a alcanzar hasta 20 cm de longitud, proporciona un esplendido cebo para tentar a grandes espáridos y evitar, gracias a su protección natural, el incansable desgaste producido por la morralla en las jornadas mas intensas.

• Conservación y mantenimiento:

Su mayor efectividad la encontraremos en su uso inmediato o en su utilización durante las horas siguientes a su recolección. No obstante se pueden agrupar mediante gomas elásticas en pequeños paquetes para forzar el cerrado de sus valvas evitando la  perdida de agua de su interior y logrando, de esta manera, mantenerlos intactos en cualidades en un zona refrigerada entre 12 y 16º durante un par de jornadas sobre todo si tenemos la precaución de envolverlos en un trapo humedecido con agua de mar.

Así mismo, su conservación desprovisto de valvas -sea en salazón o en salmuera - nos permite su mantenimiento de manera indefinida, convirtiendo en uno de los más apropiados para su uso ante imprevistos.

Estos tradicionales métodos de conservación, aunque con la innegable perdida de efectividad resultado del proceso, quedan contrarrestados por  el logro de una mayor dureza del mismo. Resultado que, tratándose de un cebo tan expuesto,  puede llegar a ser  interesante en ocasiones de máxima abundancia de peces pasto.

• Disponibilidad:

Su recolección, mediante la tradicional muergera o el buceo en apnea, nos permite disfrutar de este cebo durante todo el año sin demasiadas dificultades salvo las propias carencias producidas por grandes temporales o jornadas extremadamente adversas.

Estos, expendidos al peso o bien servidos por docenas en cualquiera de sus dos variedades, siguen proporcionando resultados óptimos en la búsqueda de nuestras presas, muy por encima de otros cebos foráneos de mayor renombre y coste.