• Bailas, princesas de la espuma.

    Surfcasting Cádiz, pasión por el mar. Bailas, ... princesas de la espuma.

    Hermanas de mil noches de espuma. Las grandes bailas serán, en está ocasión,  anfitrionas de lujo para adentrarnos en el apasionante mundo de los predadores de litoral.

    Conociendo a la especie.

    Es nuestra Dicentrarchus punctatus, conocida como baila o lubina moteada, con su cuerpo robusto, mandíbulas prominentes y dorso azulado, el pariente mas cercano al robalo y un impresionante predador.

    De ojos de tamaño superior y formas más rechonchas que este presenta una característica librea pintada en motas que tienden a hacerse mas numerosas con la edad y que las diferencia a simple vista de su cercano congénere.

    Encabezado. Baila (Dicentrarchus punctatus)

    Creadas por la magia de las olas y al alcance de nuestras líneas. Son las grandes bailas, con tan solo el placer de divisar la elegancia de sus pintados lomos entre imposibles paredes de agua, quienes nos llevaran en esta ocasión a recrear inolvidables lances con tan magnifico animal como protagonista y que, para siempre, quedaron ya fijados entre las brumas de las grandes jornadas de nuestra mente de pescador.

    Es esta hermana taxonómica de la lubina, con quien comparte hábitat y costumbres, especie marcadamente mas comunitaria en sus primeras etapas llegando, sin embargo, a convertirse en piezas tanto o mas esquivas que las mismas lubínas en los viejos ejemplares capaces de superar los 3 kilos y los 70 centímetros de longitud.
    Sin duda somera descripción de tan esplendido animal a quien, siempre, perseguirá odiosa comparación con su hermana de especie. Pero, …no nos llevemos a engaño.
          

    Si las lubínas son, por excelencia, las lobas de nuestro litoral, nuestras más humildes bailas nos demuestran con su proverbial capacidad de navegación y la singular belleza de su librea que, la elegancia y la capacidad predadora, pueden llegar a fraguarse en pez sobre las crestas de nuestras olas.

    Descubramos juntos los secretos de esta especie. y aprovechémoslos para orientarlos exclusivamente en la captura de los mayores ejemplares, mostrando nuestra deportividad indultando siempre a los más jóvenes de este singular ejemplo de milagro de la espuma.       

  •  
  • Distribución.

  • Nuestras bailas, al igual que otros predadores con quienes comparte estrato biológico, gustan de aguas bien oxigenadas y extremadamente ricas en alevines. La diversidad de nuestras costas, junto a la benignidad climatológica de nuestra península, permitió el hecho de que nuestro litoral fuese especialmente agraciado con su presencia.

    Lamentablemente esta especie muestra un claro retroceso durante las últimas décadas a lo largo de la cuenca mediterránea, síntoma más de esa lenta agonía que sufre el mare nostrum, mostrando apenas ya evidencias de lo que antaño fue riqueza común. Pero aun así, nuestras costas son extensas y sus variables muchas, siendo aun posible disfrutar de la belleza de observar como remontan imposibles olas colleras de estos jinetes de espuma y sal en numerosas playas de nuestro país.

    Esta, riqueza que fue, se muestra claramente significativa en algunos privilegiados enclaves bañados por el atlántico que permiten, todavía, concentrar bancos realmente numerosos de esta especie y, convertirlas por ello, en blanco de primer orden para nuestra afición. 

    Abundancia se constituye por si misma en motivo mas que suficiente para incitar a muchos aficionados a dedicar jornadas completas en pos de su captura bien sea tentándolas a spinning, modalidad que cuenta con innumerables incondicionales o, como será nuestro caso, a través de técnicas propias del Surfcasting con la esperanza de enfrentarnos a las de mayor tamaño.

    Localizando  la reina de la espuma. Lugares y querencias.

    Cuando decidimos enfrentamos a la búsqueda de los grandes ejemplares de esta u otras especies, comprobamos que la experiencia…es siempre un grado. A diferencia de sus congéneres de pequeño tamaño, tan dados a entrar indiscriminadamente ante todo tipo de engaños, la supervivencia ha enseñado bien su lección a aquellos que han superado ya el tercio de su talla máxima.

    Díscolas y recelosas, enemigas de lo fácil y sumamente precavidas, ejemplares como los que veremos por encima de los dos kilos o, incluso en algunos casos, superando los records oficiales de la IGFA. (Internacional Game Fishing Associaton) y de la EFSA. (European Federation of Sea Anglers) con mas de tres kilos y por encima de la talla máxima reconocida de 70 centímetros, no son presa fácil…pero tampoco las creamos inaccesibles.   

    Escenarios.

    Amen de los factores que deben concurrir en cuanto a calidad y riqueza de las aguas, al menos a lo largo de mi pobre experiencia, dos son principalmente los escenarios de pesca que quisiera destacar a la hora de lograr ver asomar la cabeza de un buen ejemplar de tan bello animal.

    Primer plano. Baila (Dicentrarchus punctatus)

    Boca prominente, ojos grandes. Las sensaciones de potencia y belleza que trasmiten la perfección alcanzada por los predadores nunca dejaran indiferentes los ojos de un buen pescador.

    Continúa Leyendo »